sábado, 16 de junio de 2012

Otro modo de gobernar

Bildu y Zierbena Beti apuestan por otro modo de gobernar en medio de la crisis del PNV.

Bildu y Zierbena Beti han llegado a un acuerdo para tratar de gobernar el Consistorio a través del pleno municipal. La oposición alertó ayer de la «política caciquil» jeltzale, a pesar de la ruptura interna del PNV local.

El Consistorio galipo vive un desgobierno desde que, en abril, se escenificase la ruptura del grupo municipal del PNV. Tres de los ediles jeltzales rompieron con la disciplina de voto y se destapó una crisis que llevaba fraguándose desde el inicio del mandato en esa formación.
Esos corporativos -Mauricio Etxaniz, Miren Natividad y José de la Cruz- fueron cesados de sus responsabilidades en la Junta de Gobierno y después en las dos sociedades públicas. Más tarde, expulsados del partido aunque mantienen su acta de concejal y figuran como no adscritos. Al frente del Ayuntamiento continúa el alcalde, Marcelino Elorza, y Eugenio Barquín, que a su vez es consejero delegado de Zierbena Portua. Fuentes municipales atribuyen las divergencias internas en el PNV -que se remontan a julio de 2011- al intento de la mayoría de los ediles jeltzales de destituir a este hombre de confianza de Elorza, con un sueldo que ronda los 50.000 euros.
En medio de la pugna, la Junta Municipal del PNV ha mantenido desde febrero contactos con Zierbena Beti y Bildu, que no han fraguado ya que, mientras la dirección jelkide local ofrecía unos acuerdos, el alcalde actuaba en sentido opuesto. «Somos víctimas de una política caciquil», se quejaron ayer los cuatro ediles de la oposición, que apuestan por dar un giro al modelo de gestión.
Cansados de las maniobras del PNV, Zierbena Beti y Bildu apuestan por controlar el gasto, una gestión transparente, participativa y abierta, tratando de «sacar al municipio de la actual deriva política e institucional». «La prepotencia del alcalde y la falta de voluntad para llegar a acuerdos -precisaron- nos ha llevado a ambas formaciones a unir esfuerzos a favor de una gestión democrática y justa».
Su primera iniciativa es solicitar la convocatoria, «de manera inmediata», de un pleno extraordinario para debatir tres mociones en las que plantean la paralización del proyecto de urbanización en las marismas de La Arena, la reducción significativa o eliminación del sueldo «millonario» del alcalde y la celebración de sesiones plenarias ordinarias mensuales.
Causa enfado entre la oposición y muchos galipos que el primer edil tenga un sueldo de 68.000 euros anuales más dietas, cuando Zierbena es un pueblo que ronda los 1.500 habitantes y con muchas carencias.

VER NOTICIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada